Blog

BLOGS/ NUESTROS BLOGS >

La participación ágil de la comunidad, junto con el apoyo de los donantes, estimula la esperanza

Publicado agosto 10, 2020

La participación ágil de la comunidad, junto con el apoyo de los donantes, estimula la esperanza

Donantes, líderes comunitarios, socios y personal de Children Believe están construyendo resiliencia en medio de la pandemia de COVID-19

Por Fred Witteveen, CEO, ceo@childrenbelieve.ca

FredW-NewCEOAnnouncement-041420

Mi vida laboral ha consistido en convertir a extraños en vecinos. Tal vez recuerdes eso de mi primer blog para Children Believe (en Inglés). He estado pensando en esa declaración mientras aprendo sobre la capacidad de resiliencia con la que las y los niños, las familias y las comunidades a las que ayudamos en África, América y Asia están respondiendo a la pandemia de COVID-19.

Los líderes de una comunidad rural de la India lanzaron un programa de alimentación (en Inglés) después de escuchar a un niño llorar de hambre en una vivienda tribal. Otros pidieron ayuda a las autoridades locales. Estamos encantados de ver cómo la capacitación facilitada por Children Believe está generando nuevos líderes confiados que incluso están ganando el respeto de los representantes del gobierno local.

En Burkina Faso, los jóvenes de los grupos de niños formados por Children Believe se ofrecieron como voluntarios para correr la voz sobre cómo protegerse contra el COVID-19. Esto estaba sucediendo en comunidades donde se extendía el miedo y la incertidumbre sobre un virus en gran parte desconocido.

Años de trabajo comunitario están dando sus frutos, pero aunque tenemos más de 60 años de experiencia en desarrollo internacional, nos esforzamos por mantener la agilidad y reevaluar nuestro enfoque según sea necesario.

De hecho, reasignamos una cantidad significativa de fondos a la respuesta para la COVID. ¿Qué ha significado esto para aquellos a quienes ayudamos? Recientemente, además de la respuesta de emergencia, hemos intensificado las campañas de concientización sobre la propagación del virus, ya que el miedo ha provocado discriminación y estigmatización. A medida que las rutinas de los niños y los espacios seguros han cambiado, hemos intensificado nuestro enfoque continuo en asegurarnos de que niñas y niños estén a salvo del abuso, el trabajo infantil y cosas peores, ya que nuestros equipos han estado denunciando delitos a las fuerzas del orden locales y brindando asesoramiento y apoyo donde sea necesario.

Muchas escuelas, que también son espacios seguros para los niños, permanecen cerradas. Por eso, estamos trabajando con las comunidades para asegurarnos de que estas importantes instalaciones estén equipadas con recursos, como agua potable, lavabos y desinfectante para manos, para que los niños puedan regresar a clases de manera segura tan pronto como sus gobiernos lo permitan.

También estamos trabajando arduamente para ayudar a las familias a superar los desafíos, para que niñas y niños estén físicamente capacitados y motivados para regresar a clases.

Un informe del mes pasado de Save the Children (en Inglés) confirma lo que ya estamos viendo. Afirma que es posible que casi 10 millones de niños no regresen a la escuela después del cierre, ya que el aumento de la pobreza obliga a algunos a trabajar y a otros a contraer matrimonio temprano.

Se necesita más ayuda, pero estamos priorizando el alivio donde más se necesita. Esto es lo que entregamos entre abril y junio, gracias a nuestros generosos donantes y socios a través del apoyo del gobierno local:

  • Educación para salvar vidas y proteger a 572.000 personas de la transmisión del virus
  • equipo de protección personal para 51.000 trabajadores sanitarios, niños y miembros de la comunidad
  • raciones de alimentos y vales en efectivo para ayudar a 49.000 personas que perdieron ingresos, equipándolas con los medios para abordar el hambre infantil en el hogar
  • protección infantil a través del apoyo psicosocial de 47.000 personas
  • material educativo para 90.000 niños

A medida que la pandemia continúa cambiando nuestro enfoque, agradecemos a los niños a los que ayudamos en gran medida a mantenerse seguros y saludables; estamos agradecidos de que el impacto del virus en sí haya sido mínimo.

Aunque todavía hay desafíos que superar, nos alienta ver cómo años de inversión comunitaria están generando una respuesta positiva y un crecimiento. Aparte de las historias que ya he compartido, también me alientan los jóvenes de los grupos de niños locales de Children Believe (en Inglés) que recaudan fondos para sus comunidades y las madres jóvenes que defienden a sus hijos (en Inglés).

El equipo de Children Believe, nuestros socios y las familias a las que ayudamos continúan convirtiendo a extraños en vecinos, brindando consuelo y apoyo a los más marginados. Juntos, sé que continuaremos rompiendo barreras para que los niños puedan soñar sin miedo con un futuro mejor.

Considere ayudar hoy. Apoye los esfuerzos de ayuda en curso debido a la COVID-19: childrenbelieve.ca/covid (en Inglés)

Compartir es interesarse:

ACERCA CHILDREN BELIEVE (anteriormente Christian Children's Fund of Canada):

Children Believe trabaja a nivel mundial para empoderar a la niñez a soñar sin miedo, defender lo que creen y ser escuchados. Durante 60 años, hemos reunido a jóvenes soñadores valientes, simpatizantes, socios e idealistas. Juntos, nos impulsa una creencia común: crear acceso a la educación, dentro y fuera de las aulas. La educación es la herramienta más poderosa que la niñez pueden usar para cambiar su mundo.

< BACK TO OUR Blogs
Ir al contenido